Matías Almeyda, el amor del "Pelado" por el fútbol

MATÍAS ALMEYDA, EL AMOR DEL "PELADO" POR EL FÚTBOL

Si medimos la pasión por el fútbol de Matías, encontraremos la esencia del juego más bonito del mundo

MILAN - Si medimos la pasión por el fútbol de Matías Almeyda, encontraremos la esencia del juego más bonito del mundo. El deseo de perseguir el balón lo ha enamorado desde pequeño. Empezó jugando en el equipo de su barrio en Azul, en el sur de Buenos Aires. partidos serios, competiciones de verdad, en las que el joven matías se enamora del juego y decide que será su vida. No reacciona a las primeras tentaciones del River Plate, que lo llama para hacer algunas pruebas (en la primera se presentó con la cabeza rapada al cero, de ahí nació el mote de "Pelado") pero el equipo no se lo pone fácil hasta darle el sí definitivo.


Almeyda se dejaba en el campo más que la piel. Entró en la escuela del River , una de las mejor reconocidas a nivel mundial, y llevó al River en su corazón, como si le hubierna cosido una franja roja en el pecho. Con los Millonarios de la capitan argentina, ganó  la Copa Libertadores del 1996 siendo uno de los protagonistas, en un equipo dirigido por un ex nerazzurro, Ramón Diaz. Luego viajó rumbo a Europa.

Regresará a casa, al River, para acabar la carrera y demostrar, sin miedo, a toda la "Bombonera" durante un derbi contra el Boca Juniors en mayo de 2011,  su amor por "la Más Grande", como todos los aficionados Millonarios llaman a su equipo, y que sabe ocuparse del trabajo "sucio". Porque muy pocos profesionales que se llenan la boca de valores habrían arriesgado tanto, se hubieran entrenado con la única misión de devolver al River a la máxima división. Se necesitaba mucho amor para devolver al equipo a la categoría que merecía. Y luego tuvo que salir por la puerta de atrás, . Una vez más pudo vivir en su propia carne la ingratitud que reina en el mundo del fútbol y que Almeyda siempre denunció. En Italia jugó sus mejores temporadas en la Lazio (dónde consiguió un scudetto, dos Copas Italia y una Copa de las Copas) , luego pasó al Parma y finalmente al Inter.

Era el Inter de la reconstrucción, la que estaba formando las bases para volver a ser grande. Y el Inter, que en su ADN tiene la grandeza, empezaba a brillar en Europa con la noche mágica en el "St.James Park" en noviembre de 2002, cuando los nerazzurri guiados por Héctor Cúper ganaron 4-1 al Newscastle. El gol del 2-0 fue un gran disparo de Matias. Almeyda lo daba todo en el campo, a pesar de que fuera de él viviera una situación delicada. 

"El "Pelado" tuvo el coraje de enfrentarse a uno de sus partidos más delicados, el de la depresión. Salió de ella con la cabeza bien alta, como solía hacerlo después del pitido final. Algunas cicatrices que nunca sabotearon su amor por el fútbol.

Carlo Pizzigoni


中文版  日本語版  Versi Bahasa Indonesia  Versione Italiana  English Version 

Noticias relacionadas

Load More