De Appiano a San Siro: el derbi en 40 kilómetros

DE APPIANO A SAN SIRO: EL DERBI EN 40 KILÓMETROS

Te llevamos tras bastidores del #DerbyMilano, con historias de varias leyendas que jugaron un papel en este histórico evento

MILÁN - ¿Qué tanto son 40 kilómetros? El viaje de Appiano Gentile a Meazza antes de un #DerbyMilano contiene una gran cantidad de emociones, así como ciertos hábitos que han precedido los partidos entre el Inter y el Milan a lo largo de los años.

Para el experto en derbis, Nicola Berti, subir a ese bus a San Siro es cuando comienza la verdadera cuenta regresiva: "Cuando estás con el equipo antes del juego, hay algunos jugadores que sienten la tensión más que otros. Hay una larga espera porque el derbi se juega a menudo por la noche. No podía esperar. Me gustaba ir fuera del centro de entrenamiento solo esperando que el motor del bus se pusiera en marcha. Era entonces cuando empezaba el partido para mí. Recuerdo que pasamos cerca del bus del Milan una vez en el camino y sabíamos que el juego había comenzado mucho antes de que entráramos en Meazza".

De la agitación a la tranquilidad, nuestra segunda historia previa a derbi viene de Mario Corso, quien solo sentía la tensión después de llegar al estadio: "La víspera del juego, nos reuníamos después de la cena para tomar un aperitivo. Esta fue una excepción a la regla, pero nos ayudó a unirnos".

En cuanto al viaje en sí: “Mi lugar en el bus fue siempre el primero a la izquierda. Cerraba los ojos en el camino y luego me encontraba frente a San Siro con todos los aficionados esperándonos". Antes del partido, se daba el calentamiento habitual en el gimnasio o en el pasillo antes de que el equipo saliera al campo en el Meazza, pero solo antes de que Corso pudiera tocar el primer escalón del vestidor tres veces con el pie izquierdo: "Era algo que siempre hacía, y me gustaría decir que funcionó lo suficientemente bien. ¿La tensión? Siempre desaparecía tan pronto como sonaba el silbato y entonces solo me centraba en el juego".

En cambio, Evaristo Beccalossi era consciente de la tensión antes del partido incluso la noche anterior: "Me costaba dormir durante la noche antes de un derbi". Mis compañeros de equipo que pasaron por los equipos juveniles me infromaban de inmediato de la importancia del juego.

"En el bus, había un completo silencio y cuando nuestros niveles de concentración estaban en su punto máximo, había alguien que lanzaba un grito de guerra. La mayoría de las veces, era Marini quien gritaba: "¡No me gustaría estar hoy en los zapatos del Milan!".

Dejan Stankovic es un jugador que también ha desempeñado su papel en este encuentro histórico, sobre todo con un majestuoso remate de larga distancia que definió uno de los más grandes derbis en agosto de 2009.

A pesar de su determinación y resistencia en el terreno de juego, el Drago pudo liberar su mente antes del saque inicial: "No pensaba en nada antes de jugar en un derbi, todo era extraordinario". De manera similar, Marco Materazzi era un jugador inmutable por la ocasión: "Era como estar en un parque temático, era extraordinario cuando salía al campo. El Meazza es la escala del fútbol, un verdadero espectáculo".

Habrá tiempo para otro viaje desde el Suning Training Centre a San Siro este domingo, y sin duda, habrá tensión, concentración y temor en el bus como siempre, todo esto es parte de las emociones del derbi que acompañan a los aficionados y jugadores.

¡Que disfrutes el #DerbyMilano!

De Appiano a San Siro: el derbi en 40 kilómetros


日本語版  Versi Bahasa Indonesia  English Version  Versione Italiana  中文版 

Load More