La rima y el gol contra el Liverpool Peiró: un símbolo del gran Inter

LA RIMA Y EL GOL CONTRA EL LIVERPOOL PEIRÓ: UN SÍMBOLO DEL GRAN INTER

Adiós a uno de los protagonistas de los nerazzurri en la Liga de Campeones de 1964/1965

MILÁN - La foto está borrosa, pero el momento está impreso en la mente de todos los aficionados del Inter. Una cuestión de astucia y cálculo del tiempo. Una cuestión de fuerza de voluntad, de reacción a la derrota. El portero de los Reds, Lawrence ató el balón, se tomó tiempo, protegiendo el 3-1 del Liverpool en el partido de ida, con el partido en San Siro con un 1-0. Tenía la pelota en la mano, la hizo rebotar en el suelo. Una vez, dos veces, en la tercera nunca la volvió a encontrar. Un relámpago, el balón robado desde la izquierda y depositado en el lado derecho de la red: 2-0, preludio del devastador tercero de Giacinto Facchetti. 3-0, Inter nuevamente en la final de la Champions League.

Durante años ha sido renombrado como el gol de Peiró. Él, Joaquím, español de Madrid, había venido de Turín para completar la rima del Gran Inter de Herrera. Sastres, Burgnich, Facchetti, Bedin, Guarnieri, Picchi, Jair, Mazzola, Peiró, Suárez, Corso. Se ha cantado así, durante más de cincuenta años, en medio de los otros gigantes de ese equipo sin precedentes. Lawrence, justo antes de sufrir uno de los goles más absurdos de la historia, había completado la salida del balón dando empujón vigoroso justo a Peiró. A lo cual, desde el suelo, levantándose, tuvo una buena idea para hacerse con el balón. Derrota y caída, resistencia y ascenso, genialidad y decisión, hasta la victoria: un gol, el del español, que es la fotografía del Inter.

Fue rápido y técnico, con una gran progresión. En la Copa de Campeones de 1965, tres goles. Un doblete ante los Rangers en los cuartos de final, el gol en el Liverpool en San Siro. Ni siquiera los compañeros esperaban ese gesto. Sorprendió a todos,  comenzando por el portero de los Reds y todos los jugadores ingleses, que rodearon al árbitro para protestar después del gol. Casi una agresión, en contraste con los saltos de pura alegría de Peiró, abrazado a sus compañeros en el fondo.

Sin embargo, ese gol, además de quedarse en la historia de Nerazzurri, contribuyó significativamente a la segunda victoria consecutivo del equipo de Herrera. Quince días después, otra vez en San Siro, la pelota venenosa pateada por Jair y un chaparón de lluvia y barro se deslizó bajo el vientre de Costa Pereira para darle al Inter la segunda Copa de Campeones en la historia de Nerazzurri.

Real Murcia, Atlético de Madrid, Turín, Inter y Roma fueron las etapas de la carrera de Peiró. Quien siempre recordó que ese gol lo ataba de manera indisoluble al club Nerazzurri. Un hilo que nunca se ha roto: la figura de Joaquím se encuentra, junto con la de Suárez, en la sala de España en la nueva sede del Inter.

Así es como el Inter lo recuerda, con los calcetines bajos, la mirada viva, mientras empuja esa pelota hacia la portería vacía de San Siro. Adios Joaquím, y gracias!


Versione Italiana  日本語版  Versi Bahasa Indonesia  中文版  English Version 

Il gol alla Peiró: Inter-Liverpool 3-0, 12 maggio 1965

Load More