Especial Inter Calling #Timeless2010 con Chivu y Córdoba

ESPECIAL INTER CALLING #TIMELESS2010 CON CHIVU Y CÓRDOBA

Los dos campeones del Triplete contaron anécdotas e historias de la increíble temporada 2009/10

MILÁN – Los momentos fundamentales, de Kiev a Londres; los entrenamientos a máxima intensidad; la batalla contra Roma en la final de la Coppa Italia; la carrera por el Scudetto y aquella noche en Madrid. Tantos momentos conformaron la temporada 2009/10, y Chivu y Córdoba nos acompañaron en una edición especial #Timeless2010 de Inter Calling.

La primero que se mencionó fue el comienzo de la temporada y a los recién llegados al Inter, como recordó Chivu: "Los que llegaron en el verano añadieron algo al equipo, habíamos fichado a grandes jugadores como Milito y Samuel Eto'o. Aunque perdimos la Supercoppa, jugamos bien, y ya se veían los signos de un equipo fuerte, sobre todo en el segundo tiempo".

Córdoba nombró a Kiev como uno de los momentos más importantes de ese año: "Ese partido fue muy importante y capturó un poco del carácter de ese equipo, nuestra negativa a rendirnos y cómo luchábamos por un resultado hasta el final, teníamos jugadores que siempre daban todo de sí".​​​​​​​

Chivu luchó contra todo y contra todos, incluso contra la lesión sufrida en Verona: "Estábamos entrenando muy duro para asegurarnos de que estábamos listos para el domingo, y Mourinho nos empujó mentalmente también para asegurarse de que sabíamos que podíamos vencer a cualquiera, entonces tuvimos la humildad necesaria y la voluntad de hacerlo bien. Tuvimos una gran temporada. ¿Mi lesión? Dada la gravedad de la misma, hasta yo mismo tenía dudas, pero me aseguraron que volvería a ser como antes, sólo dependía de mí el tiempo que llevara, y mientras tanto siempre tenía a mis compañeros de equipo cerca. Incluso allí Mourinho me empujó a superar el miedo y la incertidumbre, me sugirió que viajara con el equipo a Londres, pero todavía no estaba listo. En Rumania dicen que para lograr algo importante hay que hacer un sacrificio, también hay una leyenda al respecto, y cuando estaba en cuidados intensivos mi esposa me dijo que ese era el sacrificio y que ganaríamos la Champions League esa temporada. Pensé que estaba loca".​​​​​​​

Para Córdoba, la formación y la determinación fueron factores fundamentales: "El 4-2-3-1 fue decisivo para los últimos partidos, cuando los equipos dejaron algunos espacios, el Inter estaba dispuesto a hacerles daño, lo viste en el partido contra el Barcelona, que fue el equipo más fuerte de la historia, pero sabíamos que también podían recibir goles. Estábamos listos para hacerles daño y eso es exactamente lo que hicimos. Desde Chelsea, ese sistema inició una forma de jugar que fue simplemente decisiva​​​​​”.

Y luego el partido de vuelta contra Barcelona y las historias de Chivu: "Tuve que salir desde el banquillo en Barcelona y sabiendo eso, dejé la preparación de antemano a los que empezaban, la mantuve ligera y traté de aliviar un poco la tensión, y luego cuando todos salieron me senté en la cama de masajes. Luego me dijeron que me pusiera los guayos y que fuera a calentar porque iba a entrar, así que hice el calentamiento solo. Cuando estuve allí, Mourinho me dijo que jugaría de volante izquierdo, como un hombre más para cuidar a Dani Alves, le dije que lo haría todo porque sabía que tendría a mis compañeros de equipo a mi lado dándolo todo también. Luego Thiago Motta fue expulsado y yo tuve que jugar en el centro con Cambiasso delante de la defensa, nunca me he sentido tan competitivo en toda mi vida porque sabíamos que sería difícil con diez de nosotros, pero todos conseguimos mantener la concentración al máximo".​​​​​​​

Dos de las batallas más difíciles tuvieron lugar en la liga y en la final de la Coppa Italia contra Roma: "Cuando Roma nos adelantó, nos dijimos que no podíamos volver a fallar", dijo Córdoba. "Luego, cuando terminó el partido entre Roma y Sampdoria, nos dijimos que nadie podía detenernos y así fue, todo el trabajo que pusimos y nuestras ganas de ganar nos empujaron a lo que logramos. La final de la Coppa Italia también fue una batalla hasta el final".​​​

Una batalla que Chivu también mencionó: "Sabíamos que la final de la Coppa Italia no sería fácil, Roma quería hacernos saber cuánto lo deseaba, pero queríamos ganarlo todo, no queríamos sacrificar esa copa, Roma no era consciente de eso o del hecho de que habíamos estado entrenando cada día con esa tenacidad, fuerza y competitividad con la que querían ganarnos".​​​​​​​

Finalmente unas palabras sobre esa noche en Madrid: "Después de pasar más de diez años en el Inter, se siente como un sueño haber logrado algo tan increíble como lo hicimos", dijo Córdoba. "No hay muchos equipos en el mundo que hayan logrado ganar un Triplete. Luego nuestro regreso a San Siro al amanecer, con el estadio lleno. Son momentos que nunca olvidaré".​​​​​​​

Un partido para el que se prepararon durante toda una temporada, y un sueño también para Chivu: "Llevábamos toda la temporada preparándonos para la final de la Champions League, en el descanso Mourinho nos dijo que estábamos jugando demasiado bien y que el Bayern lo aprovecharía en la segunda parte, pero lo conseguimos a la perfección, era nuestro sueño. Al principio estábamos contentos de haber ganado una final de la Champions League, luego, unos minutos después del pitido final, supimos que acabábamos de ganar el Triplete".​​​​​​​


日本語版  Versione Italiana  English Version  Versi Bahasa Indonesia 

Load More