INTERISTA Y CAMPEÓN ETERNO. CIAO MARIO

Encantó a generaciones de aficionados marcando una época gracias a su genio y su clase, hoy Mario Corso nos deja a los 78 años: a su familia y seres queridos, el abrazo de parte del Club y de todos los jugadores

1/13
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso
Il cordoglio dell'Inter per la scomparsa di Mario Corso

MILÁN - Hay personas destinadas a permanecer como leyendas, campeones eternos y talentos únicos de los que es imposible no enamorarse. Mario Corso es una de esas personas y siempre lo será, porque en la historia del fútbol nadie ha sido ni será como él. Sus disparos de zurda y a balón parado encantaron al mundo entero: todos han intentado un remate a lo Mario Corso, lo han contado, soñado y transmitido a las generaciones futuras.

Los calcetines siempre enrollados, en homenaje a su ídolo, Omar Sivori, su entrada en el césped de la "Meazza" siempre estaba precedida por tres toques con el pie izquierdo al primer escalón del vestuario, luego con la zurda en el campo comenzó a hacer magia y diseñar el fútbol. Como el 12 de mayo de 1965, cuando había que revertir la semifinal contra el Liverpool en San Siro y su parábola dio paso a una de las remontadas más bellas de la historia nerazzurra. Pero Mario Corso es sobre todo del Inter, entró en los corazones de los aficionados tan profundamente que fue al mismo tiempo "la izquierda de Dios", como el entrenador de Israel lo había rebautizado después del partido contra Italia en 1961, y Mariolino, un ídolo y un amigo.

El 30 de noviembre de 1958 con su gol contra el Bologna a los 17 años, 3 meses y 5 días, se convirtió en el anotador más joven en la historia nerazzurra, antes de confirmarse como el protagonista del "Grande Inter". Sincero, directo y nunca banal, como su fútbol. Una izquierda con un talento inmenso, con el Inter desde 1957 hasta 1973, jugó 502 partidos en los que anotó 94 goles con su número 11. Capitán durante tres temporadas, ganó 4 Scudettos, 2 Copas de Europa y 2 Copas Intercontinentales, antes de embarcarse en una muy larga carrera nerazzurra como dirigente y observador, siempre en contacto con quienes gracias a él han descubierto una nueva forma de practicar el fútbol, ​​aquella de Mario Corso, los seguidores nerazzurri y todos los apasionados de este deporte.

Ciao Mario, extrañaremos todo de ti.


日本語版  English Version  Versi Bahasa Indonesia  Versione Italiana 

Tags: club
Load More