conflictos y dudas de un entrenador del Inter Campus

LOS CONFLICTOS Y DUDAS DE UN ENTRENADOR DEL INTER CAMPUS

En las francas y sinceras palabras de Nelson, la desilusión y la esperanza de muchos entrenadores que, como él, no se rinden ante la suerte de muchos chicos

“Ver esta foto me da mucha alegría, pero también mucha tristeza.

La alegría de ver en cada rostro la sonrisa pura y sincera de ser niño, de jugar, de correr tras el balón, de celebrar un gol imitando a un jugador de la selección nacional o al propio ídolo del fútbol. No tiene precio y ningún dinero en el mundo paga por esta felicidad. Y me entristece saber que muchos de ellos, desafortunadamente, desperdiciarán sus vidas en un futuro muy cercano, ya sea por alcohol, drogas u otras cosas malas.

Lamento ser tan franco, pero es la pura realidad.

He visto esta película varias veces. Es muy triste, lloro con solo recordar cuántos niños había, en la misma foto, tomada hace años. Tantos niños que he visto crecer hasta convertirse en adolescentes y, desafortunadamente, comienzan a hacer las cosas mal. Es muy triste. Cada uno de estos niños tiene un sueño, pero lamentablemente no todos podrán hacerlo realidad. Muchos sueños se perderán en el camino, muchos sueños se los robará el alcohol, se perderán por consumir drogas, por falta de oportunidades o por problemas familiares. Hablo por experiencia: han pasado más de 20 años del proyecto Inter Campus: he tenido muchas alegrías, pero también muchas tristezas. Tenía muchas ganas de ayudar a todos los niños, a todas las familias... pero no puedo. Es complicado para las personas que viven dentro de la comunidad. Es triste ver a ese niño que empezó allí mismo, en nuestro campo, cuando tenía seis o siete años, al que vi crecer. Y que hoy caminando por el barrio lo veo perdido en el alcohol y las drogas. Es desgarrador.

Muchos dirán "Qué te importa, no es tu hijo..." Pero creo que de alguna manera todos tenemos la responsabilidad de llevar a estos chicos por el camino correcto. Esta semana me conmovió mucho el testimonio de una madre: su hijo participó en el proyecto hace muchos años y lamentablemente hoy está en la cárcel. Instintivamente, noticias como esta me llevaron a pensar en terminar el proyecto. Pero las palabras que dijo esta mamá me hicieron detenerme, pensar, respirar profundamente y me dieron la motivación para continuar. Pese a todo, hoy su sobrino también juega en el equipo. Dijo: "Mi sobrino no ve la hora de empezar a jugar al fútbol en el Inter Campus, ¡está muy ansioso! Y gracias por las oportunidades que le han dado a mi hijo..." Aquí, son estas personas y estas palabras las que me hacen creer de verdad, aunque no sean mis hijos, que puedo hacer una diferencia en sus vidas. Aunque no podamos salvar a todos. Sé por experiencia lo doloroso que es el sufrimiento ligado al destino de un niño, conozco madres que enfrentan este desafío todos los días. Hijos adictos al alcohol o las drogas, que a menudo se quedan despiertos toda la noche en la calle mientras sus padres están preocupados en casa, que a veces vuelven a casa cuando sus padres ya se han ido a trabajar, es muy doloroso.

Aquí hoy me gustaría pedirle a cada madre a cada representante de la familia que cuide a sus hijos, les dé más atención, más cariño, los abrace, porque a veces solo te necesitan en su vida.

Gracias a cada padre por su confianza, muchas gracias".

Nelson, Caju Center, Inter Campus Brasil


English Version  Versione Italiana 

Tags: inter campus
Load More